25 de septiembre de 2012

Cómo hacer la salsa con carne

sofriendo la carne molida Una salsa muy sencilla y sabrosa para acompañar los espaguetis o el arroz es la clásica salsa de tomates con carne picada o molida o cortada en trocitos muy menudos.

Consigue una sartén u ollita, sécala en el fuego de la hornalla (mediano), luego pon una cucharada de aceite o mantequilla o similar, un diente de ajo y/o media cebolla picada y déjalo que se ablande un poco, cuidando que no se queme. Si no te agradan puedes saltarte este paso (esto va para Ian Fidel;)) Luego echas la carne, para una persona calcula como para hacer una hamburguesa o un poco menos. Puedes utilizar carne común de ternera o cerdo, pavo, pollo o una mezcla de tu preferencia. Revuelve con una cuchara o espátula especial si tu sartén es de teflón. La carne irá cambiando de color, se aclarará, muévela hasta que toda tenga un color uniforme.

Aquí tienes dos opciones, seguir cociéndola completamente, verás que se amarrona y se seca un poco, o terminarla de cocer en el tomate. Si el tomate que tienes está ya cocido, como es en el caso del tomate frito, fíjate de cocer bien la carne y échale luego de media a una taza de tomate, sal y el condimento de tu agrado. A mí me gusta con orégano y pimentón. Cuando se caliente y hierva un par de minutos ya está lista.