6 de agosto de 2011

¿Cómo preparo las piernas de pollo congeladas?

Compraste un kilo de patas de pollo de oferta en la tienda de congelados y ya no sabes que hacer. Lo más fácil es acomodarlas en una fuente aceitada, salpimentarlas y asarlas en horno mediano durante  20 minutos.

Otra forma sencilla de cocinarlas es en una ollita con verduras o salsa de tomate.
Primero pon una ollita al fuego para que se seque, una vez seca échale un poco de aceite, con una cucharada bastará. Ten cuidado de que la cuchara esté seca también. Coloca dos patas en el fondo y deja que se doren de un lado y luego dales la vuelta. Esto es para sellar la superficie y que los jugos queden adentro. No dejes que se queme, si no tienes preparadas las verduras retira la olla a un costado, pero es mejor tener los ingredientes listos.

Bueno, échale unas cebollas cortadas en cuartos, dos o tres zanahorias en rodajas y uno o dos dedos de agua o caldo y lo que tengas en el refrigerador. Puedes usar pimientos, bróculi, calabacín o media taza de garbanzos, alubias o lentejas. Cuando veas que hierve el agua, baja el fuego a mínimo y vigila que siga hirviendo suavemente durante unos 20 minutos.

Si tienes tomate frito agrégale una media taza unos cinco minutos antes de terminar la cocción. Las espinacas si las tienes también agrégalas casi al final.

El pollo debe hervir suavemente para que se haga bien. Si lo hierves a borbotones no quedará tan sabroso.

Este guisito lo puedes acompañar de arroz, patatas, fideos, o sólo con pan.

Las patatas las puedes poner en la olla y tienes un plato único.
Si quieres echarle arroz, pon dos pocillos más de agua y espera a que se cueza el pollo unos diez minutos antes de agregar el arroz.

Siempre descongela cualquier alimento colocándolo en el refrigerador. Pero estas recetas puedes hacerlas sacando el pollo congelado directamente de la bolsa.

No hay comentarios: