27 de julio de 2011

Las zanahorias cocidas me salen sosas y sin sabor.

¿Cómo hervir las zanahorias?

A veces los vegetales pierden el sabor al hervirlos. Para que no te pase de nuevo compra zanahorias que se vean frescas y úsalas dentro de la semana para que no se te acorchen.

Si las zanahorias son tiernas sólo cepíllalas bien para quitarles la tierra y córtales los extremos. Si son más grandes y duras ráspalas con un cuchillo o pélalas ( móndalas ) con un pelapapas.

Pon agua en una ollita, fíjate que no llegue a la mitad o menos, puede ser un tercio o un cuarto de la altura. Échale algo de sal o un caldo instantáneo ( el caldo en polvo es mejor porque no tiene tantas grasas, fíjate si encuentras el light ) y cuando hierve le echas las zanahorias.

Espera a que vuelva a hervir y luego baja a fuego mediano. Si las has cortado en rodajas, medias rodajas o cubos, en diez minutos ya están. Si las echas enteras unos quince o veinte minutos dependiendo del tamaño.
Retíralas con una espumadera o cuélalas. Puedes guardar el agua de cocción para una sopa o para cocer arroz.

Al cocerlas en agua salada no pierden el sabor. Si vigilas la cocción las puedes sacar antes de que se recocinen. Recuerda que las zanahorias al poder comerse crudas también pueden cocerse a medias, quedan crujientes y cocidas al mismo tiempo.

25 de julio de 2011

¿Cómo caliento una lata?

Calentar una lata o bote de comida preparada como fabada, cocido, callos, a veces es una opción rápida cuando estás cansado. ¿Cómo calentarla? Hay varias opciones.

En la misma lata:
Abre la lata completamente, bota la tapa a la basura con cuidado de no cortarte. Ahora pon la lata en una ollita y agrega un poco de agua por el borde hasta uno o dos dedos de altura según el tamaño de la lata. Si es una de esas latas chatas fíjate de poner poca agua, no sea que entre al interior al hervir. Ahora pon la olla al fuego y cuando hierva el agua baja a mínimo. Debe hervir muy suave. Déjalo así hasta que veas que la comida se ha calentado a tu gusto. Esta forma es para perezosos que comen de la lata para no ensuciar y no tener que lavar la loza :)

En el microondas:
Aquí no puedes meter nada metálico, jeje.  Pon el alimento en un plato, cúbrelo con otro plato o un cubreplatos para microondas y caliéntalo unos segundos y ve chequeando la temperatura.

En la estufa ( cocina ) :
Según el alimento ponlo en una ollita a fuego suave y quédate al lado moviendo de tanto en tanto con una cuchara para que no se pegue. Una variante es poner un poco de agua con sal o caldo; muy poco, medio dedo o menos; a hervir y cuando está hirviendo echar lo que quieres calentar y ahí es igual.

Esto también vale para comida que te ha sobrado, que has guardado en el refrigerador o que has descongelado. Fíjate que hay cosas más difíciles de recalentar como el arroz o los espaguetis, para eso es ideal el microondas, porque cuando los calientas al fuego tienden a pegotearse y no quedan nada sabrosos.

18 de julio de 2011

Cómo hacer un huevo en el microondas

Esta es una forma muy cómoda de cocer un huevo, ya que lo haces en el mismo plato o cuenco en que lo vas a comer y no ensucias sartén. Además es más digestivo al usar muy poco aceite.

Primero pon algo de agua y un chorrillo de aceite en el fondo de un plato. Luego casca el huevo encima. Pincha la clara y algo la yema con un tenedor con cuidado de no romperlo, esto es para que no explote.

Colócalo en el microondas cubierto con otro plato o un cubreplatos para microondas. Si no lo cubres salpicará todo el aparato.

Déjalo unos 40 segundos a potencia máxima para que quede la yema cremosa o unos segundos más si te gusta más cuajada. Y ya tienes tu huevo frito.

Para un huevo escalfado o poché es lo mismo pero sólo pon unas cucharadas de agua y nada de aceite.

El tiempo y la potencia del horno para que el huevo quede a tu gusto lo debes ir encontrando por el método del ensayo y error.