21 de abril de 2008

Cómo abrir una lata

Primero de todo lavála, sí, lavá la parte de arriba con agua y jabón , lavavajillas o detergente y después enjuagála y secála.
Hay dos tipos más comunes de abrelatas: el pequeño que uso yo, que se clava y se vá cortando por el borde de la lata con un movimiento contínuo. Se clava, se saca a medias, se vuelve a clavar avanzando un poco y así..
Después está el que tiene una ruedita, también se clava pero después sólo hay que girar la ruedita manteniendo apretadas las dos asas o manijas.
En los dos casos cuando des toda la vuelta no cortes el último centímetro, así es más fácil sacar la tapa, con la punta de un cuchillo o cuchara se levanta y queda sujeta.
Si no usás todo el contenido no lo guardes en la lata, ponélo en un táper y guardálo en la heladera.
Hay latas que ya vienen con un abridor o abrefácil, cuidado porque si tirás muy fuerte el contenido de la lata se puede derramar o salpicarte la ropa.
Queda sobreentendido que la lata la manipulás bien apoyada sobre la mesa. Nada de delante del televisor o sobre la alfombra o la cama.