29 de diciembre de 2007

Arroz frito. Cómo cocinar arroz

Así hago el arroz yo:
en una ollita que tenga una tapa que ajuste bien pongo un poco de aceite de girasol (una o dos cucharadas). La olla tiene que estar bien seca,  podés secarla poniéndola al fuego y después ponés el aceite. Esto es para que no te salpique en la cara cuando se caliente.

Bueno, tenés la olla seca sobre el fuego, ponés el aceite y un pocillo de arroz por persona (media taza de té) tiene que ser arroz largo fino, ni ancho, ni carolina, arborio o ninguno redondo porque esos son para risotto a la italiana y es otra receta. En general es el arroz más barato, a menos que compres el hindú.
Con el fuego más o menos fuerte revolvés el arroz con una cuchara (de madera mejor) para que se dore y se impregne del aceite. Raspá bien por el fondo y por los bordes para que no se pegue. Vas a ver que los granos de arroz van cambiando de color; primero con el aceite se ponen traslúcidos, luego con el calor se opacan y se vuelven blancos, algunos a veces se inflan un poco como palomitas de maíz. Si no revolvés se pueden quemar, si se doran o tuestan un poco está bien igual.

Cuando ves que más o menos un cuarto o un tercio de los granos se tostó (se puso blanco) le tirás dos partes de agua caliente por cada parte de arroz. Un pocillo de arroz : dos pocillos de agua, dos pocillos de arroz : cuatro de agua y así.

Lo salás con sal gruesa, un poquito, eso lo vas a tener que aprender con la experiencia. Acordáte que siempre le podés poner sal en el plato, así que andá probando de a poco y si te queda soso la próxima le ponés más.

Cuando hierve bajás el fuego a mínimo y contás 10 minutos y apagás el fuego sin levantar la tapa. Lo dejás descansar unos 10 minutos y ya está listo. Lo comés con manteca y queso o con salsa de tomate y un huevo duro o de acompañamiento de cualquier cosa.

Esta es la receta básica. Se puede cambiar el agua por caldo, agregarle condimento de arroz o azafrán o cúrcuma o curry. Mezclarle arvejas de lata (guisantes) lentejas u otras conservas. Con agua fría también sale, sólo hay que esperar más a que hierva.

23 de septiembre de 2007

Cómo hacer pan tostado (tostadas)

Es muy fácil hacer tostadas. Podés usar pan de molde blanco, lacteado, integral o cualquier otra variedad. Es más cómodo porque ya viene cortado. Poné la tostadora al fuego y el pan encima (en general entran cuatro rodajas).

No te vayas a ningún lado ni te pongas a hacer otra cosa, quedate cerca. Si el fuego es fuerte se hacen rápido y quedan tostadas por fuera y blandas por dentro. Si el fuego es mínimo tardan más y quedan sequitas.

Otra forma de tostar pan es colocar las rebanadas en una asadera en el horno rociándolas con un poco de aceite y sal, orégano o albahaca seca. Al horno no es necesario darlas vuelta como en la tostadora.

Si no tenés pan en rodajas (rebanadas), podés cortar el pan que tengas con un cuchillo de serrucho (con dientes). La técnica es no hacer presión hacia abajo sino ir serruchando despacio en forma horizontal hasta el final. Así no se te va a romper.

También podés comprar una tostadora eléctrica y seguir las instrucciones o comprar pan ya tostado en la panadería o el supermercado.

29 de agosto de 2007

Cómo hervir un huevo o de cómo hacer huevos duros

huevos cocidos o huevos duros en una olla con aguaPrimero asegúrate de que los huevos estén frescos, ponlos en un recipiente con agua (cuenco, bol, taza o la misma cacerola u olla que vas a usar para hervirlos), si se quedan en el fondo están frescos, si flotan están pasados o podridos y si sólo están como a medio camino, como queriendo levantarse pero tocando el fondo con una punta, no están tan frescos pero aún se pueden comer.

Recuerda mirar siempre la fecha de caducidad cuando compres cualquier cosa.

Bueno, pon los huevos en una ollita, cúbrelos con agua fría y pon la ollita sobre la hornalla. Cuando hierva el agua baja el fuego a mínimo para que siga hirviendo suavemente y cuenta 5 ó 6 minutos (según el tamaño) para que salgan huevos duros o cocidos. Para huevos pasados por agua o huevos tibios con 2 ó 3 minutos es suficiente.

Con la práctica vas a saber como te gustan más. Te conviene hacer varios a la vez y guardarlos en la heladera o refrigerador para otras comidas. ¡No te los olvides y te los comas viejos!